Blog

Día Internacional por la Educación No Sexista: libertad para jugar y decidir.

Cuando pensamos en educación, muchas veces la limitamos a lo que ocurre dentro de las paredes de las escuelas y dejamos de lado lo que pasa en casa, en el club, en el barrio y en otros ámbitos de educación informal. Cada uno de estos lugares, es un espacio en donde aprendemos y, a la vez, reproducimos modelos y normas definidos por hábitos, costumbres o reglamentos.

Hace algunos años salió a la luz el debate por la reproducción de roles y estereotipos de género que reproducimos socialmente, el cual no hace otra cosa que matar la imaginación y el deseo de ser lo que cada persona decida ser. En muchos espacios, como por ejemplo los medios de comunicación, la publicidad, las instituciones (y un etcétera larguísimo), la manera en la que nos autopercibimos se ve limitada al binarismo varón- mujer y con ella, decanta lo que se espera que seamos, hagamos o soñemos.   

En 1990, la Red de Educación Popular Entre Mujeres (REPEM) declaró el 21 de junio como el Día Internacional por la Educación No Sexista y creo que es un buen llamado de atención para repensar(nos) porque muchas veces, aún con el peso que la agenda de género encima, caemos en la trampa de reproducir estereotipos y roles de género que lo único que hacen es agrandar la brecha y coartar libertades. Esto se puede ver más claramente si pensamos por ejemplo en los juegos y los libros que consumimos durante nuestra infancia, versus la multiplicidad de opciones que se presentan hoy en día, mostrando un claro avance en la temática.

Si bien falta muchísimo camino por recorrer, sería injusto no reconocer que se está trabajando para corrernos de la lógica binaria niño/niña y contemplar otras infancias y modelos de familia. La industria de la publicidad y la juguetería tiene un gran trabajo por delante para producir campañas y juguetes que incluyan e integren sin reproducir el binarismo histórico en donde los varones deben jugar con la pelota y los soldaditos y las nenas, hacerlo con la cocinita y el bebé. Les comparto la iniciativa Let Toys Be Toys (Dejar a los juguetes ser juguetes) la cual se propone desafiar los estereotipos de género en la infancia para dejar de enmarcar a los juguetes “para chicos” o “para chicas”. ¿Qué les parece esta propuesta? ¿Qué otras ideas les gustaría implementar?

Actualmente muchos colegios siguen diferenciando al alumnado a través de la vestimenta, posibilitando que los varones usen pantalón o jogging dentro del uniforme y las mujeres tengan que usar pollera o jumper. Es momento de romper con esta diferenciación y posibilitar que cada persona se vista con lo que la haga estar más cómoda/o y no profundizar la distinción binaria y sexista.

También es importante trabajar en el desarrollo de modelos de rol que sirvan para inspirar y no para limitar. Sobre este tema es interesante recordar, siguiendo con el ámbito educativo, que en los actos escolares los varones solían tener mayor protagonismo que las mujeres porque las historias que se representaban eran de los grandes héroes de la Patria. ¿Y las mujeres donde estabamos mientras se hacia la revolución?  Nos debemos revisar nuestra historia y darle el lugar que merece a todas aquellas mujeres que lucharon y trabajaron por la libertad y la independencia de nuestro país. Mariana Memoli, coordinadora de proyectos tecnológicos de la Fundación, profundiza: “Uno de los pocos nombres propios de mujeres de la historia argentina que más ha trascendido es el de María de los Remedios de Escalada. ¿Y qué sabemos de ella? Que era la esposa de San Martín. ¿Por qué no nos muestran a las tantas mujeres líderes, militantes y referentes de nuestra historia? ¿Por qué no nos cuentan de Juana Azurduy, María Remedios del Valle o Manuela Pedraza? ¿Por qué se visibiliza a las que lavan y cocinan (o se pasean con corsets incómodos que resaltan su cintura), mientras los hombres deciden el futuro de la sociedad y el país?.”

La construcción de modelos de roles se vuelve central a la hora de elegir qué carrera queremos elegir o que oficio queremos desarrollar. Si no tenemos ejemplos de mujeres que hayan tomado previamente el camino y nos puedan estimular con consejos, acompañamiento y sororidad, o simplemente conozcamos sus historias para inspirarnos a seguir adelante, corremos con una enorme desventaja. Según datos publicados por UNESCO, solamente el 28% de las personas que se dedican a la investigación científica en todo el mundo, son mujeres. A la hora de elegir una carrera universitaria, seguimos siendo minoría en las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés).

¡Pero no todo está perdido! Quiero compartirles dos proyectos nacionales que trabajan para revertir esta tendencia. Por un lado, Revista Intrépidas, un proyecto editorial que busca desarrollar la pasión por la ciencia en niñas de 6 a 12 años, a través de juegos, experimentos y entrevistas a científicas. Y por otro lado, Chicas en Tecnología, una iniciativa que se propone reducir la brecha en el campo de la tecnología potenciando las habilidades de las adolescentes a través de talleres, encuentros de programación, mentorías y otras acciones de alto impacto.

No puedo dejar de mencionar la importancia que las políticas públicas tienen en la construcción de sociedades más justas. Una de las acciones más destacadas llevadas adelante por el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad es la Mesa Interministerial de Políticas de Cuidado, un espacio que reúne a referentes de todos los ministerios y organismos descentralizados para debatir y realizar  aportes, que luego se convertirán en planes de acción. Dentro de sus objetivos se distingue generar mayor corresponsabilidad en las tareas de cuidado, mejorar las condiciones socio laborales de las mujeres y colectivo LGBTI+ y visibilizar la doble jornada laboral que teneos las mujeres si no se distribuyen equitativamente las tareas. Natalia Stanchi, responsable institucional de la Fundación, reflexiona: “A las niñas no se les enseña a ser científicas y a los niños no se les enseñan tareas de cuidado, y eso repercute luego en las elecciones posteriores de su vida (…) La educación sexista -que todavía persiste aunque tal vez en menor medida-, no enseña diversidad ni inclusión, sino que impone roles. Es fundamental prestarle atención a cómo los estereotipos en la infancia moldean absolutamente todo el futuro de una persona, y cómo generan patrones que luego son muy difíciles de romper.” Si les interesa conocer más sobre la Campaña Nacional “Cuidar en Igualdad” pueden acceder acá

Desde Fundación Mediapila trabajamos para generar más y mejores oportunidades socio laborales en las mujeres, muchas de ellas, jefas de familia. Brindamos capacitaciones en oficios, desarrollo personal e inserción laboral, pilares fundamentales para acompañarlas a que puedan tener un empleo digno y mejorar la calidad de vida tanto de ellas, como de sus familias. También generamos ciclos de encuentros para el ámbito privado sobre cómo aplicar perspectiva de género en las empresas, una propuesta integral que promueve la sensibilización de género, la comprensión de los sesgos de género que nos inculcan y la ruptura de estereotipos que limitan la libertad individual.



Suscribite a nuestro correo de actividades.



Ingresá a Nuestra Tienda Nube